domingo, 7 de octubre de 2012

Eldorado en directo:

Cuando las altas expectativas se cumplen...

Así se podrían titular, por poner un ejemplo, todas las reseñas que se escriban de hoy en adelante sobre el Eldorado, una banda que disfruta llevando al escenario toda la fuerza del Hard-Rock setentero (algo que desde aquí aplaudo), que en los últimos tiempos está recogiendo dulces alabanzas por parte del público, críticas muy positivas por parte de la prensa, y que el viernes 5 de octubre tuvimos la suerte de poder presenciar en la sala EgoLive de Alcalá de Henares.


Lo de las altas expectativas que os contaba al inicio es debido a que sobre ellos he podido leer grandes palabras como "...Sueles saber cuando estás ante uno de los discos del año, pero es que cada disco que saca esta banda es una oda al Rock con más clase, ajeno a gustos particulares. Rock con mayúsculas, emocionante, rabioso, evocador, duro, sutil... No me cansaré de afirmar que nos encontramos ante una de las mejores bandas de Rock que actualmente se puedan ver sobre el escenario...". Además hay más alicientes, ya que el anterior trabajo de Eldorado fue nominado al mejor disco y mejor canción en los Independent Music Awards. Y por si no fuera poco, el hecho de que gente que sabe bastante del tema te diga que su baterista es de los mejores profesionales de España en ese instrumento y que no me los pierda por nada del mundo... Pues claro, como que al final se te generan esas altas expectativas y te tientan para ir al concierto a comprobarlo en persona.


Hay que dejar bien claro que el concierto fue sublime, tan rico en matices y repleto de detalles que nos hizo ver a los asistentes novatos que con Eldorado estábamos ante una banda que tiene el talento creativo y la capacidad instrumental necesaria (en realidad iban sobrados) para ganarse en un futuro no muy lejano al mundo entero, porque no nos engañemos, el Hard-Rock clásico siempre ha gustado ¿verdad?.

Led Zeppelin, Deep Purple, Black Sabbath y demás máquinas de la década de los 70 siempre llenaban allá donde pisaban. Luego, en los 80 la bandera la recogió Coverdale con sus Whitesnake (salvo ese período de laca y mechas rubias que no me va tanto) y la tradición parecía continuar más o menos intacta... Sino, que le pregunten a los americanos Black Crowes o a los australianos Wolfmother (dondequiera que esté esta última banda) si esto del sonido clásico no gusta o no vende hoy día...


Canción tras canción, Eldorado se encargó de dejarnos claro el porqué de todos esos halagos... Para nuestro disfrute.

Así, ya desde el inicio del concierto Eldorado nos demostró de qué pasta estaban hechos. Y es que es imposible no quedarse embobado viendo la gran clase y perfección técnica que demostró el guitarrista Andrés Duende, (a no ser que te veas la película de Woodstock claro está); la maestría y rotundidad del vocalista Jesús Trujillo, del que todavía recuerdo esos momentos desgarradores en los que se puso a cantar sin micro cerca, dejándonos bien a las claras que su garganta no es normal; el pulso vital del bajista César Sánchez, que al contrario que hacen muchos compañeros de gremio, no se escondió en el fondo del escenario y que nos hizo ver que el bajo, bien tocado y con esos efectos wah-wah incluídos, es toda una pasada de instrumento; y el descomunal baterista Javier Planelles, que posee una pegada tremenda, de toneladas diría, y de un sonido semejante al de una estampida de elefantes a lo Jumanji...

A continuación, uno de los singles de la banda, "Reactor":



Durante las aproximadamente 2 horas de concierto, nos fueron desgranaron algunas de las canciones de sus anteriores álbumes 'Dorado', 'Golden', 'Paranormal Radio', (perdonadme, pero no recuerdo si hubo alguna de su disco debut 'En busca De Eldorado') y hubo hasta tiempo para realizar una poderosa versión del "Helter Skelter" de los Beatles, coincidiendo con el 50 aniversario de la primera referencia musical de la banda de Liverpool. Un detallazo que confirma lo amantes de la buena música que son los chicos de Eldorado.


Para dejarlo todo redondo, nos vamos a despedir por hoy con dos de las canciones que más me llamaron la atención de esta banda tanto en el mismo concierto como cuando me puse a escuchar ya en casa y tranquilamente el disco 'Paranormal Radio' que me compré de ellos en el tenderete a la finalización del espectáculo, una costumbre muy sana que recomendaré siempre.

Pues bien, la primera se titula "Kassandra" y lo que destaco de este tema es su intensidad (no confundirlo con ruido), su profundidad sonora y ese poder o habilidad que tiene para emocionar y conmover al oyente, o por lo menos a mi:



Y ya finalmente ahí os dejamos con la segunda canción, una contundente y atronadora pieza titulada "Domingo Extraño":



Que os gusten.

3 comentarios:

KARLAM dijo...

Me gustan, me gustan... Los vi en el Territorio Lunar y me quedé con ganas de repetir. La próxima será en una sala para principios del año que viene. Otra de las grandes bandas de Rock que tenemos en este país. En ascensión y a seguir de cerca.

Saludos

raúl dijo...

para ser un asistente novato tienes un dominio de la hostia! :) suenan de lujo, compactos, tremenda voz.

Víctor Hugo dijo...

Karlam: oí hablar de ellos ya el año pasado cuando teloneaban a alguien importante en Madrid, no recuerdo bien... Pero sí, estamos ante algo grande:)

Raúl: si en disco suenan bien, ya en directo es que dejan con la boca abierta en más de una ocasión. Vamos, que será de esos grupos que veré en más de una ocasión si los mayas no lo evitanXD

¡Gracias a los dos por comentar y pasar por aquí!